Miel de acacia: lo que deberías saber

La miel es uno de los mayores regalos de la naturaleza para nuestra salud. Las mieles recolectadas de una especie de planta son especialmente ricas en diversas ventajas para nuestro cuerpo. En la tienda de Eco Valley encontrarás 4 tipos de tales mieles:

  1. Miel de acacia,

  2. Miel de alforfón / trigo sarraceno,

  3. Miel de tilo,

  4. Miel de colza.

Averigua lo que pueden hacer estas mieles, te sorprenderás. Hoy empezamos con miel de acacia.

Miel de acacia


Uno de los tipos de miel más ligeros, en forma líquida es casi incolora o de color pajizo claro. Tiene forma de almíbar espeso y su sabor es extremadamente suave. La miel de acacia es muy dulce y los niños la comen con entusiasmo. Su fragancia es intensa pero agradable. Puedes sentir en él el aroma de las flores de acacia. Debido al alto contenido de fructosa, la cristalización de la miel es muy lenta. Sucede que incluso un año después de la fecha de embotellado, la miel todavía puede estar en forma semilíquida. Después del proceso de cristalización, la miel se vuelve crema o amarilla.


Miel de acacia en nuestra tienda


Miel de acacia 545 ml

Miel de acacia 346 ml


El uso de miel de acacia


Esta miel está recomendada para trastornos digestivos, calambres, hiperacidez y también en el caso de gastroenteritis. Los ingredientes de la miel de acacia protegen el estómago contra cantidades excesivas de ácidos digestivos. Tienen un efecto regenerador positivo sobre la mucosa, por lo que pueden utilizarse con éxito en enfermedades del estómago, duodeno, inflamación del sistema digestivo, calambres intestinales, úlcera péptica o erosiones. La miel de acacia mejora la función hepática y favorece su desintoxicación.


Miel de acacia – los azúcares


Contiene una gran cantidad de azúcares simples, por lo que se recomienda especialmente en el caso de aumento de la actividad cerebral, fatiga física y mental, así como debilitamiento del organismo. Perfecto para convalecientes cuyo cuerpo necesita nutrición y energía fácilmente disponible.

Dado que el índice glucémico de la miel de acacia es bajo, los diabéticos también pueden comerla en pequeñas cantidades.


Miel de acacia – la piel


La miel de acacia también se puede utilizar para tratar enfermedades de la piel. Por lo general, resulta más útil en infecciones purulentas. Tiene un efecto muy bueno en su curación.


Miel de acacia – su actividad antibiótica y antibacteriana


La miel de acacia tiene una baja actividad antibiótica y antibacteriana, pero es un gran remedio para el dolor de garganta, la tos y otros problemas de las vías respiratorias superiores. Tiene efecto diurético y limpia el sistema urinario, por lo que también se utiliza en el tratamiento de enfermedades inflamatorias y bacterianas de los riñones y del sistema urinario.


Miel de acacia – su efecto calmante


Esta miel tiene un efecto calmante, mejora el estado de ánimo en momentos de agotamiento y también ayuda a combatir el insomnio. Tiene un efecto calmante, ligeramente hipnótico, te ayudará a conciliar el sueño y te ayudará a regenerar el cuerpo durante el descanso. Por lo general, se recomienda principalmente para endulzar bebidas en lugar de azúcar. La miel de acacia rara vez causa reacciones alérgicas, pero vale la pena recordar que debe administrarse a niños mayores, ya que puede ser perjudicial para los bebés.


Consumido regularmente puede fortalecer su inmunidad.

4 views

Recent Posts

See All